Seguridad y salud en las obras de asfaltado de la Autovía del Noroeste

El pasado 10 de julio, el consejero de Fomento de la Región de Murcia, visitó las obras de rehabilitación de la Autovía del Noroeste (RM-15), cuya coordinación de seguridad y salud se ha llevado a cabo por Rosa Luz Carreño, de GespreObra. Los 54 kilómetros de extensión de un total de 64 que tiene la principal conexión entre las poblaciones de la comarca del Noroeste, la convierten en la obra de asfaltado más grande de la Región de Murcia.

Riesgos laborales en los trabajos de asfaltado

En la ejecución de una obra de asfaltado de estas características, en este caso ejecutada por Aunor, de Sacyr Concesiones, es necesario que se tengan en cuenta diversas cuestiones importantes en materia de seguridad y salud.

Al igual que en cualquier coordinación de seguridad y salud es de vital importancia que los contratistas y subcontratistas realicen una gestión eficaz y eficiente de las medidas preventivas derivadas de los riesgos de accidente, los riesgos higiénicos y los riesgos derivados de la carga física y psicosocial. No obstante, de todos las medidas preventivas mencionadas, cabe destacar aquellas relacionadas con los riesgos derivados del medio ambiente de trabajo. Los trabajos de asfaltado implican una exposición a contaminantes físicos y químicos que deberá ser contemplada de forma exhaustiva en los estudios, planes de seguridad y salud y evaluaciones de riesgos.

Así pues, en relación a los contaminantes físicos, podemos destacar la exposición a temperaturas extremas como fuente importante de riesgo de estrés térmico, que puede derivar en golpes de calor y deshidratación. Es por ello que se deben planificar los trabajos para las horas de menos calor del día. En la medida de lo posible, incluso es aconsejable asfaltar durante la noche. Esta medida evitará la exposición a otro agente físico propio de los trabajos de asfaltado al aire libre; la radiación solar. En caso de no ser posible, se deberá hacer uso de la protección solar. Asimismo, la frecuencia de hidratación de las personas deberá de ser la adecuada a dichas condiciones ambientales.

El ruido y las vibraciones son otros agentes físicos cuya exposición es habitual en los trabajos de asfaltado. El tráfico y la maquinaria utilizada en este tipo de trabajos puede ser un origen de riesgo. Éste debe controlarse mediante las correspondientes medidas de control y mantenimiento de los equipos de trabajo. En cualquier caso, se deberán proporcionar los protectores auditivos adecuados al nivel de presión sonora.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que, el asfalto u hormigón asfáltico es un material compuesto por una mezcla de hidrocarburos y minerales; ésta puede ocasionar riesgos para la salud derivados de los gases y vapores generados. Para evitar la exposición a estos contaminantes se deberá mantener la temperatura del asfalto lo más baja posible. Realizar los trabajos de asfaltado al aire libre, en sentido contrario a la dirección del viento, también ayudará a reducir la exposición.  Si los trabajos se realizan e un recinto cerrado deberá  utilizarse protección respiratoria para gases y vapores con filtros mixtos.

El contacto con la piel de dicho material deberá ser evitado con la ropa adecuada o con cremas de protección específicas como la crema para alquitrán. También deben utilizarse otros equipos de protección individual (EPI’s) que eviten riesgos de proyeccción de partículas como pantallas faciales, de protección ocular etc.

La implementación de las mencionadas medidas preventivas, combinada con la adecuada formación e información y la correspondiente vigilancia de la salud, favorecerá el éxito preventivo de una obra de asfaltado de las características de la obra de rehabilitación de la Autovía del Noroeste (RM-15), coordinada por el equipo de GespreObra, especialistas en seguridad y salud.

grupo-gespre