abril 23 2019 0Comentario
Riesgo de ruido en la construcción

El ruido en la construcción

El ruido es un problema creciente en la actualidad. Afecta al medio ambiente y a la salud de las personas. Por ello, cada último miércoles de abril se celebra en distintos ámbitos, el Día Internacional sin Ruido.

En lo relacionado con el mundo laboral, es sobradamente conocido por los profesionales de la Prevención de Riesgos Laborales, que la exposición al ruido es uno de los principales riesgos a tener en cuenta en diversos sectores. Es por ello que existe regulación específica de prevención en dicha materia. El Real Decreto 286/2006, de 10 de marzo, establece los aspectos normativos sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición al ruido.

En el presente artículo trataremos los riesgos derivados de la expoosición alruido en el trabajo y concretamente en el sector de la construcción.

Qué es el ruido

Podríamos definir el ruido a todo aquel sonido no deseado o desagradable que puede afectar negativamente a la salud y el bienestar de las personas.

El sonido es cualquier variación de presión que el oído humano pueda detectar. El sonido se genera en un punto donde existe un sólido vibrando. Éste desplaza las partículas del aire próximas a él, generando un cambios de presión que generan una onda que se propaga por el medio ambiente.

Efectos del ruido en la salud

Efectivamente, no todos los sonidos dañinos. El daño dependerá básicamente de la intensidad y la duración o tiempo de exposición. No obstante, también depende del tono del ruido. Un ruido agudo produce más daño que uno grave del mismo nivel. El nivel de ruido se mide en decibelios. Se podría decir que, en general, se considera que la exposición prolongada, continua y diaria durante ocho horas al día, cuarenta horas a la semana, a una presión sonora de 87 dB, representa un grave riesgo. También es dañina, una exposición breve a ruidos de impulso que superen 120 dB.

El efecto más evidente de la exposición a ruido es la sordera, la cual es permanente e irreversible. Se puede producir una disminución de la capacidad auditiva debido a un bloqueo mecánico de la transmisión en el oído interno o lesiones en el mismo.

Según la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo, la pérdida de audición provocada por el ruido es la enfermedad profesional más común en Europa. Su primer síntoma suele ser la incapacidad para escuchar los sonidos de tono alto.

Asimismo, una exposición prolongada al ruido aumenta considerablemente el riesgo de sufrir acúfenos. Esto es, sensaciones en el oído de zumbido, explosión o timbre .

No sólo problemas auditivos

Por otro lado, el ruido tiene efectos en las trabajadoras embarazadas, provocando aumento de la presión sanguínea y cansancio.  Asimismo, el ruido puede causar daños en el feto.

No obstante, el ruido afecta a la salud de las personas de diversas formas. No se trata únicamente efectos auditivos y molestias. La exposición al ruido también puede multiplicar el riesgo de sufrir un accidente, además de aumentar el estrés, del cual ya hablamos en nuestro artículo dedicado a los factores psicosociales.

Por otro lado, en el trabajo es indispensable una comunicación eficaz. En la industria y en la construcción la comunicación oral requiere un nivel de voz 10dB superior al nivel de ruido del ambiente (a la altura del oído)

Situaciones de riesgo y medidas preventivas para la exposición al ruido

Tanto en el sector industrial como en la construcción, la exposición al ruido viene producida por deteminadas herramientas y maquinarias. Puede tratarse de equipos neumáticos (martillos, perforadores,…), sierras, esmeriladoras, demoledores y otros equipos eléctricos, taladros, bombas, compactadores, retroexcavadoras, etc.

Según el real decreto 286/2006 establece que “los riesgos derivados de la exposición al ruido deberán eliminarse en su origen o reducirse al nivel más bajo posible, teniendo en cuenta los avances técnicos y la disponibilidad de medidas de control del riesgo en su origen”. Dichas acciones deberán llevarse a cabo basándose en los principios generales de la prevención.

A modo de ejemplo, se pueden establecer medidas preventivas y de protección tales como:

  • Medidas de control de ruido en la fuente, tales como encierros y pantallas acústicas
  • Realizar un adecuado mantenimiento de los equipos de trabajo
  • Sustituir los equipos de trabajo obsoletos por otros menos ruidosos
  • Planificar el trabajo de tal forma que durante las tareas ruidosas no estén expuestas personas no relacionadas con dichas tareas
  • Reducir los tiempos de exposición mediante rotaciones que alterne tareas ruidosas con otras menos ruidosas
  • Hacer uso de equipos de protección auditiva adecuados a los niveles de presión sonora y realizar controles de uso de dichos EPI’s

 

 

grupo-gespre